Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Los Santos Inocentes de Isabela

Historia de Los Santos Inocentes de Isabela

Isabela – Cuenta la tradición oral, que a principios del siglo pasado un grupo de trabajadores españoles que vivía en Ponce llegó hasta el barrio Llanadas de Isabela para cosechar café y luego se quedaron para trabajar en la construcción de importantes canales de riego en ese municipio. Los recién llegados arribaron al lugar no solo con sus pertenencias materiales sino con todo un caudal de costumbres y tradiciones.

Entre esas prácticas figuró su celebración del Día de los Santos Inocentes, que comenzaron a conmemorar desde 1914 de una manera muy distinta a las ruidosas fiestas que se realizan en pueblos como Moca y Hatillo, donde personas disfrazadas recorren las calles emulando a los sanguinarios soldados a cargo de la matanza de niños menores de dos años ordenada por el rey Herodes para procurar que el niño Jesús fuera asesinado.

Celebran el centenario de los Santos Inocentes

En 1914 en el sector Poncito de Isabela comenzó la celebración del Día de los Santos Inocentes con un enfoque religioso y cultural.

En el sector Poncito del barrio Llanadas, sin embargo, la conmemoración del Día de los Santos Inocentes está enfocada en el aspecto religioso y cultural del suceso narrado en el Evangelio de San Mateo. Allí, orgullosos de su tradición, al presente los moradores de esta comunidad isabelina se aprestan a celebrar el centenario de su celebración.

“Este año cumplimos 100 años de cultura y tradición. Esto comenzó en 1914, según la historia oral que hemos recogido entre los presidentes de mayor de la asociación de los Santos Inocentes, Inc. que siguen vivos. Entre estos, el señor Dionisio Guzmán, abuelo Nisio, nos ha contado mucho de lo que pasó y lo que ha luchado para que esta tradición se mantenga muy cercana a lo que siempre ha sido”, contó con entusiasmo Damaris Varela, presidenta de la Asociación Santos Inocentes.

La joven mujer, que aunque ya no vive en Poncito Village sigue vinculada al sector, manejaba los detalles finales de la celebración que comienza este viernes con la coronación de la reina de Los Santos Inocentes. De hecho, el centro comunal donde se realizó la entrevista con este medio y la cercana cancha bajo techo era un hervidero de personas que trabajaba en la organización de la actividad. Los que no tenían alguna ocupación, se ofrecían para lo que hiciera falta. Todos lucían emocionados con la inminente celebración número 100 de su fiesta.

Unos Santos diferentes

Varela contó que los Santos Inocentes de Poncito Village se diferencian de las demás celebraciones porque la actividad se prolonga más de un día. Este año comienza el viernes, 26 de diciembre, y culminará el martes, 30. Durante el evento nadie se disfraza ni hacen caravanas ruidosas sino que exaltan valores positivos y la cultura puertorriqueña.

“Nosotros nos enfocamos en la cultura y la tradición. Tenemos música, artesanos…”, recalcó. Además, sostuvo que que el 28 de diciembre todas las actividades giran alrededor de los niños. “Antes se tenían machinas, ahora tenemos casas de brincos, un show de payasos y el palo encebao. Por la noche, tenemos música para los adultos”, expuso Varela.

Sobre el palo encebao, explicó que consiste en poner una cruceta de unos 30 pies de alto totalmente engrasada. Al tope ponen un salchichón, una caneca de ron cañita y un pote de líquido de fregar para limpiarse la grasa que se le impregna durante el desafío. La persona que logre subir hasta arriba y alcanzar los premios, es la ganadora.

¿Y por qué un salchichón y ron cañita?, se le preguntó. “Es la tradición”, expuso sonriente.

Reveló que la primera actividad navideña en la comunidad es una parranda que se hace el domingo después del Día de Acción de Gracias. La trulla marca el inicio a la época navideña y tiene el objetivo de recoger donativos para sufragar parte de las actividades de la celebración de los Santos Inocentes.

La fiesta se prolonga hasta enero porque entre la noche del 5 y la madrugada del 6 de enero reparten juguetes entre los niños y niñas menores de 11 años. “El día 5 de enero nos reunimos aquí (en el centro comunal) y después vamos casa por casa dejando regalos. Ver las casas con yerba afuera es un show. A veces tú ves a los nenes por las ventanas”, señaló.

El arraigo de los ponciteños con su comunidad y con esta tradición es tan grande que muchos de los que se han ido vivir a Estados Unidos regresan para celebrar con sus familiares y amigos en estos días. Tal es el caso de Luis Ángel “Wito” Mercado, residente en Milwakee, Wisconsin, quien señaló que viene todos los años a celebrar los Santos Inocentes en Isabela.

“Yo llevó 35 años en Milwakee, Wisconsin. Yo vine a celebrar los 100 años porque soy nacido y criado aquí. Esto es historia. Aunque yo vengo todos los años, este año es más importante”, declaró.

Mercado recordó que cuando niño, la actividad era más simple, en la que a los menores se les repartían “unas bolsitas de dulce”. “Aquí, donde está esto (el centro cultural de Poncito Village), había una escuela y hacían filitas para repartirnos unas bolsitas de dulces. Ahora no, ahora es con orquestas, música y todos los ‘powers’. Pero tengo gratos recuerdos de esta fiesta. Esto para nosotros era lo mejor que había”, compartió Mercado, quien espera que sus nietos y los hijos de sus nietos puedan disfrutarla.

“Este es una comunidad muy unida que siempre ha defendido esta celebración. Nosotros hemos tratado de mantenerla con sus mismas raíces. Nos esmeramos muchos para que quede lindo y para que la gente lo disfrute. Y, sobre todas las cosas, nos esmeramos para que la actividad tenga continuidad”, apuntó Varela.

Original Source: El Nuevo Día

%d bloggers like this: